• Isaías 7:14

  • Isaías 7:14

    "Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que una virgen concebirá, y dará a luz un hijo y llamará su nombre Emanuel".

    Seguramente algunos de ustedes han escuchado a alguien decir que la palabra del hebreo en Isaías 7:14 traducido como "virgen" no significa virgen. ¿Será verdad? Isaías 7:14 junto con la cita de ese versículo en Mateo 1:23 se interpretan como una profecía del Mesías cumplido en Jesucristo, habiendo nacido de una virgen. "Todo esto aconteció para que se cumpliese lo que había hablado el Señor, por medio del profeta, diciendo: He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarán su nombre Emanuel, que interpretado es: Dios con nosotros" (Mat 1:22-23). Entonces, ¿por qué la duda de la palabra en Isaías 7:14?

    La palabra en hebreo en Isaías 7:14 traducida como "virgen" es "almah" (עַלְמָה) y literalmente significa "mujer joven". "Almah" puede significar "virgen" porque se creía que las mujeres jóvenes en la cultura hebrea eran vírgenes. Sin embargo, la palabra no significa "virgen". La palabra hebrea "almah" aparece en el Antiguo Testamento (conocido en los estudio bíblicos como la Biblia Hebrea) solo siete veces:

    Génesis 24:43

    "...que la doncella que salga por agua..."

    Éxodo 2:8

    "Entonces fue la doncella y llamó a la madre del niño..."

    Salmo 68:25

    "Los cantores iban delante, los músicos detrás; en medio, las doncellas con panderos".

    Proverbios 30:19

    "...el rastro de la nave en medio del mar y el rastro del hombre en la doncella".

    Cantar de los Cantares 1:3; 6:8
    (no citados)

    Isaías 7:14
    (citado arriba)

    Ninguno de estos ejemplos requiera que la palabra "almah" se interprete como virgen pero tampoco niegan el significado posible de virgen. Por lo tanto, en Isaías 7:14, en sí, no da apoyo contundente para decidir si "almah" se deba traducir como "mujer joven" o "virgen". Por otro lado, en el siglo III antes de Cristo un comité de hebreos eruditos tradujeron lo que conocemos hoy en día como el Antiguo Testamento al griego. De hecho, los autores del Nuevo Testamento que escribieron en griego citaban más la versión griega del Antiguo Testamento que la hebrea. En esa traducción griega del libro de Isaías, los traductores pusieron la palabra griega "partenos" (παρθένος) que sí significa "virgen". No usaron una palabra general que solo significara "mujer joven". Por lo tanto, podemos ver que estos traductores judíos más de 200 años antes del nacimiento de Jesucristo, sin ninguna creencia en nacimiento futuro de Jesucristo, interpretaron la palabra "almah" en el hebreo a la palabra "virgen" en el griego.

    Aún así, si "almah" significa virgen en Isaías 7:14, ¿es correcto decir que es una profecía de Jesucristo tal como lo declara Mateo 1:23? En el contexto del capítulo 7 de Isaías, Siria y el reino de Israel del norte se estaban preparando para apoderarse de Jerusalén que pertenecía al reino de Judá en el sur (Isa 7:1-2). El rey Acaz estaba preocupado (vv 3-4). Jehová, a través de Isaías, le asegura al rey Acaz que Siria e Israel no tendrán éxito (vv 7-9). Jehová le da una señal a Acaz de que "una virgen concebirá, y dará a luz un hijo … antes que el niño sepa desechar lo malo y escoger lo bueno, la tierra de los dos reyes que tú temes será abandonada" (vv 14, 16). En esta profecía, Dios está diciendo que en pocos años Israel y Siria serán destruidos. A primera vista, Isaías 7:14 no parece estar asociado con el prometido nacimiento de Jesucristo por una virgen. No obstante, Mateo, escribiendo bajo la inspiración del Espíritu Santo, asoció el nacimiento de Jesucristo (Mat 1:23) con la profecía en Isaías 7:14. Por lo tanto, Isaías 7:14 se debe interpretar como una profecía doble, con el cumplimento contextual de la situación del rey Acaz, pero también señalando la venida del Mesías que nos libera de todo peligro.