• Génesis 48: Breve resumen y comentario

  • Lean primero Génesis 48

    De nuevo vemos otro ejemplo de dos textos fuentes. Hay dos relatos distintos de Jacob con sus nietos, aquí pegados como si fueran una sola historia. En el primer relato, Jacob bendice a Efraín y Manasés, diciéndoles que serán considerados como sus hijos, igual que Rubén y Simeón (Gén 48:1-7). El segundo empieza como si lo anterior no hubiera pasado, con Jacob preguntando: “¿Quiénes son estos?” (v 8). José les acerca a sus dos hijos, como si nunca hubieran estado con él antes, y Jacob le da la mayor bendición a Efraín, el hijo menor (48:8-20). El autor o compilador no perece estar tan preocupado por estos topes literarios. Parece haber sido más importante para ellos preservar los relatos que existían de sus antepasados que presentar una historia suave y fluyente. Hay muchos teólogos que rechazan la idea de que estos textos sagrados pudieron haber sido compilados de diferentes maneras a través de muchos siglos, creyendo que se tuvo que haber revelado a Moisés, palabra por palabra, por Dios mismo, de acuerdo con una tradición que estos primeros libros no sustentan. El texto no indica tal conclusión. Esto no significa que a Moisés no se le pudo haber revelado muchas historias, solo que el formato en el que nos han llegado estos libros muestra muchas manos y varios textos fuentes. Es mejor que la historia y el texto mismo nos indiquen de qué manera Dios preserva su historia para su pueblo, en lugar de aferrarnos a una tradición.

    Si prestamos atención a los títulos usados para la Divinidad, a pesar de que José ya se haya dado a conocer a su familia, el nombre de Jehová todavía no es usado. Muchos argumentarán que este detalle no importa, que Dios es Jehová y Jehová es Dios. Esto es verdad, Jehová sí es Dios, pero reconocer la maniobra de la historia en Génesis nos enseña mucho. Jehová no se volverá a revelar hasta el libro de Éxodo. Y como vimos antes, en todo el libro de Génesis, el nombre principal que se ha usado para Dios en empezando con el relato de Jacob ha sido ‘El, el nombre del Padre Dios (un nombre muy común en el antiguo Cercano Oriente encontrado en otros textos tan antiguos como la Biblia. Aquí Jacob dice: “Dios Omnipotente [‘El Shaddai] se me apareció en Luz, en la tierra de Canaán, y me bendijo” (48:3). Como hemos visto en comentarios anteriores, el Dios que se le había presentado como el Dios ‘El era Jehová el Dios de sus padres (Gén 28:13), y era un ángel, o sea un mensajero, de la Casa de ‘El (31:11-13). Por lo tanto, el que se había presentado como ‘El era Jehová, también identificado como un ángel o mensajero. Es fundamental repasar eso aquí por lo que Jacob dice en la bendición de sus nietos:

    “Y bendijo a José y dijo: El Dios en cuya presencia anduvieron mis padres Abraham e Isaac, el Dios que me mantiene desde que yo soy hasta este día, el Ángel que me redime de todo mal, BENDIGA a estos jóvenes”. (Gén 48:15-16; énfasis añadido)

    “El Dios” (de sus padres), “el Dios” (que lo había mantenido) y “el Ángel” son el mismo de acuerdo con el verbo singular que los une: “El Dios[,] el Dios [y] el Ángel … bendiga a estos jóvenes” (v 16). No dice que “bendigan” (plural), sino “bendiga” (singular; Heiser, The Unseen Realm, 140). En otras palabras, como hemos visto antes, el Jehová de sus padres, que se le apareció en Luz, era también un ángel, un mensajero, tal como lo dice Génesis 31:11, 13. ¿De quién pudo haber sido mensajero Jehová? No hay nadie más que del Padre Dios, representado por el nombre ‘El. Estos patriarcas parecen haber prestado el nombre del padre dios cananeo, ‘El, para describir su creencia en un Padre Dios. Tal como José había sido el señor de Egipto pero sujeto al Faraón (y a su propio padre Jacob), el texto en hebreo muestra como Jehová de igual manera está sujeto y representa al Padre (y que es su ángel/mensajero explícitamente). El mismo texto presenta estos paralelos. Sin embargo, por traducir el nombre ‘El simplemente como “Dios”, esta relación se ha perdido. Veremos que empezando en el libro de Éxodo, Jehová se dará a conocer abiertamente al enfrentar a los dioses de Egipto.

    En la doctrina restaurada, ver que Jehová es representado como un mensajero de un Dios Padre en el libro de Génesis es edificante. Muchos en la iglesia que hablan español jamás habían analizado el Antiguo Testamento de acuerdo con el mundo antiguo y la lingüística hebrea. En cambio en inglés, sí hay varios estudios. Sin embargo, será difícil para algunos de aceptar, y más para los que ven a Jehová como el Hijo de Dios el Padre.

    Otra lecturas:

    Heiser, Michael S. The Unseen Realm: Recovering the supernatural worldview of the Bible (Bellingham, WA: Lexham Press, 2015).