• Génesis 44: Breve resumen y comentario

  • Lean primero Génesis 44

    José le ordena a su mayordomo a esconder su copa de plata en el costal de Benjamín (44:1-2). Creyéndose inocentes, los hermanos les dicen a los egipcios que muera el culpable, comprometiéndose a ser esclavos si es hallada la copa entre ellos (v 9). La copa es hallada con Benjamín y José dice que solo él será encarcelado (vv 12, 17). Sin otra opción, los hermanos se entregan en manos de José cuando Judá dice: “[N]osotros somos siervos de mi señor, nosotros, y también aquel en cuyo poder fue hallada la copa” (v 16). El resto del capítulo se trata de Judá recontándole a José todo lo que les había pasado anteriormente (vv 18-34).

    Al decirle el plan al mayordomo, José reconoce que adivinaba (o recibía información divina) mediante una copa de plata: “¿No es esta la copa en la que bebe mi señor y por la que suele adivinar?” (44:5). Parece que el Señor usaba obsequios culturales y mágicos para realizar sus bendiciones (vv 2-5). Los estudios bíblicos reconocen en la Biblia lo que se ha identificado como “magia simpática” (con el sentido griego de la palabra) para describir la creencia de que Dios (y los dioses falsos) podían usar métodos y costumbres mágicas para realizar sus propósitos. Si José adivinaba a través de una copa de plata y logró bendecir a todo Egipto y a su familia, ¿por qué no pudo José Smith traducir escrituras antiguas con la piedra vidente? (Véase comentario sobre Génesis 30.)

    En capítulos anteriores había yo señalado que Jacob había dicho directamente al empezar su jornada que si todo le saliera bien “entonces Jehová será mi Dios” (Gén 28:21). Aun así, el nombre de Jehová rara vez vuelve a salir de la boca de Jacob (Israel). Veamos la siguiente lista de todas las ocasiones donde sale el nombre de Jehová durante el ministerio y hasta la vejez de Jacob para entender el uso de títulos en Génesis 44:

    Gen 28:13 Jehová se presenta a Jacob como el Dios de Abraham e Isaac.

    Génesis 28:16 Jacob reconoce que Jehová estaba ahí y no lo sabía

    Génesis 28:21 Jacob dice que Jehová será su Dios si todo le sale bien

    Génesis 29:31 Jehová bendice a Lea, esposa de Jacob

    Génesis 29:32 Lea reconoce la bendición de Jehová

    Génesis 29:33 Lea vuelve a reconocer la bendición de Jehová

    Génesis 29:35 Lea vuelve a reconocer la bendición de Jehová

    Génesis 30:24 Raquel reconoce la bendición de Jehová

    Génesis 30:27 Labán reconoce la bendición de Jehová

    Génesis 30:30 Jacob dice que Jehová le bendijo a Labán

    Génesis 31:3 Jehová le dice a Jacob que regrese a su casa.

    Génesis 31:49 Labán dice que vigile Jehová entre él y Jacob

    Génesis 32:9 Jacob dice que Jehová es el Dios de Abraham e Isaac, mas no dice que es su propio Dios

    Génesis 38:7 El hijo de Judá fue malo ante Jehová

    Génesis 38:10 Otro hijo de Judá fue malo ante Jehová

    Génesis 39:2 Jehová estuvo con José

    Génesis 39:3 Se reconoció que Jehová estaba con José y le bendecía

    Génesis 39:5 Jehová bendijo a José y a Potifar

    Génesis 39:21 Jehová le bendecía a José en la cárcel

    Génesis 39:23 Jehová seguía bendiciendo a José en la cárcel

    Génesis 49:18 Por fin dice Jacob, al bendecir a su hijo Dan, que ha esperado la salvación o liberación (יְשׁוּעָה) de Jehová (véase comentario sobre Génesis 49)

    No solo muestra que Jacob no volvió a invocar a Jehová hasta el capítulo 49, sino también que su hijo José jamás lo mencionó (aunque Jehová estaba con él). El nombre del Dios ‘El en el hebreo sale más en la historia de Jacob (véase el comentario de Gén 35):

    Génesis 28:3 Isaac le bendice a Jacob de que será bendecido por ‘El Shaddai (Dios Todopoderoso u Omnipotente)

    Génesis 31:13 El ángel se presenta a Jacob como (o representa) a ‘El Bet-el (Dios de Bet-el) (Véase el comentario de Gén 31.)

    Génesis 35:1 Dios (palabra común en hebreo) le dice a Jacob que haga un altar para el Dios ‘El (Véase el comentario de Gén 35.)

    Génesis 35:3 Jacob le dice a los que están con él que hagan un altar para el Dios ‘El

    Génesis 35:11 Dios (palabra común en hebreo) le dice a Jacob que él es ‘El Shaddai y le da mandamientos y promesas

    Génesis 43:14 Jacob les da a sus hijos una bendición de parte de ‘El Shaddai

    Génesis 46:3 (1-3) Dios (palabra común en hebreo) le dice a Jacob que él es el Dios ‘El de su padre y le hace una promesa

    Génesis 48:3 Jacob le dice a José que el Dios que se le había aparecido en Luz era ‘El Shaddai (Gén 28:13, 19; 31:11, 13; véase el comentario de Génesis 31.) Cf. “Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos al Padre?” (Juan 14:9). La manera en que Jesús representa al Padre se puede comparar con la manera en que Jehová se da a conocer como el Dios Padre ‘El.

    Génesis 49:25 Jacob le bendice a José invocando la bendición del Dios ‘El (Véase el comentario de Gén 49.)

    Ahora, ¿por qué tanta diferencia y similitud entre el uso de los nombres ‘El y Jehová? Muchos teólogos dicen que no significa nada y analizar el texto con tanto detalle es faltarle el respeto. En cambio, mucho eruditos de la cultura y religión antigua han reconocido que el dios ‘El (un dios cananeo) sale en el Antiguo Testamento y nunca está en competencia con Jehová. En otras palabras, los traductores modernos no transmiten esta perspectiva antigua. De no significar nada (para los teólogos) a ser un dios cananeo (para los eruditos de la Biblia) son dos extremos opuestos. El uso de y la cultura relacionada con el nombre ‘El no se puede ignorar ni se debe leer sin tomar en cuenta en mensaje del mismo texto. La falta del uso del nombre de Jehová por parte de Jacob (y de sus hijos) refleja la misma manera en que él y sus hijos no reconocieron a José, su señor y el señor de la tierra (Gén 42:10, 30). Como vimos en el capítulo 41, Jesucristo es presentado en el Nuevo Testamento de muchas maneras que asemejan la autoridad elevada y también subordinada de José. Aquí en el capítulo 44, los dos títulos que vemos lado a lado son “padre” (para Jacob/Israel) y “señor” (para José su hijo).

    En conversación con José (44:14-34), él es llamado “señor” ocho veces aunque sus hermanos no lo reconocieron (pero sí lo conocían). Aunque Jacob no está presente, se le llama “padre” 12 veces. Lo destacado es que estos hermanos están sujetos a los dos, al que les dio vida (el padre) y al señor de la tierra (José el hijo y hermano de ellos). Necesitan obedecerle a su padre que los envió (43:11-14), no obstante, tienen que seguir “las palabras de [su] señor” (44:24). Sin embargo, ambos el padre y el señor estaban trabajando juntos; tenían la misma meta (compárese con el comentario sobre Génesis 49). Jacob envió a sus hijos a traer alimentos para vivir (42:2; 43:2) y José les dio lo más que pudieron llevar consigo, más su dinero (44:1) para darles “vida por medio de una gran liberación” (45:7). Por consiguiente, a pesar de que Jacob y sus hijos no invocaban explícitamente a Jehová (el Señor de la tierra; Salmos 83:18) ellos habían sido bendecidos por la unión entre el Dios ‘El y Jehová (Padre y Hijo): “Y dijo Dios a Jacob: Levántate, sube a la casa de ‘El y habita allí; y haz allí un altar a ‘El” (35:1;וַיֹּאמֶר אֱלֹהִים אֶֽל־יַעֲקֹב קוּם עֲלֵה בֵֽית־אֵל וְשֶׁב־שָׁם וַעֲשֵׂה־שָׁם מִזְבֵּחַ לָאֵל). Así podemos entender el hebreo de Génesis 35:7: “Y edificó allí un altar y llamó al lugar ‘El casa de ‘El, porque allí se le habían aparecido los Dioses” (וַיִּבֶן שָׁם מִזְבֵּחַ וַיִּקְרָא לַמָּקֹום אֵל בֵּֽית־אֵל כִּי שָׁם נִגְלוּ אֵלָיו הָֽאֱלֹהִים; véase comentario sobre Gén 35).