• Génesis 43: Breve resumen y comentario

  • Lean primero Génesis 43

    El hambre persistió y no hubo más remedio sino que ir a Egipto (vv 1-2). Judá le recuerda a su padre que no pueden regresar sin llevar a Benjamín (vv 3-5). Reflejando su pasado con Esaú y Labán, y su propia capacidad de maniobrar cualquier situación, Israel le dice: “¿Por qué me hicisteis tanto mal, declarando al hombre que teníais otro hermano?” (v 6). Los hijos de Jacob no parecen haber sido tan inteligentes para salir con la suya como lo habían sido Abraham, Isaac, Rebecca, Jacob y Raquel (como hemos visto antes).

    Judá le convence a Israel a dejar ir a Benjamín, usando las propias palabras de su padre(42:2; cf. 43:9) y tomando toda responsabilidad si el hermano menor, Benjamín, no regresa (v 10).

    Israel les manda regresar con todo el dinero que encontraron en sus sacos, más el dinero necesario para comprar alimentos adicionales (v 12). También tenían que llevar “de lo mejor de la tierra” que incluía “un poco de bálsamo, y un poco de miel, aromas y mirra, nueces y almendras” (v 11). El candelabro que se encontraba en el Lugar Santo del tabernáculo, representaba un almendro (Éx 25:33-34; 37:19-20). Así vemos que un almendro ( y el candelabro que los representaba) era “lo mejor de la tierra”.

    Al ver a Benjamín, José hace preparaciones para que los hermanos coman en su casa (vv 16-17). Aunque creyeron que se les culparía de llevar dinero en sus costales, el mayordomo les asegura que todo está bien (vv 18-23). José se conmueve al ver a Benjamín de cerca, llora y le da más comida a él que a ningún otro (vv 29-30, 33-34).

    En el versículo 14, Israel le invoca al “Dios omnipotente” o “Dios Todopoderoso” (dependiendo de la traducción), que es en hebreo, como hemos visto antes, ‘El Shaddai (Gén 17:1; 35:11). Por lo tanto, seguimos sin leer que Jacob/Israel invoque a Jehová explícitamente. Sigue invocando al Dios ‘El. Considerando estos detalles culturales, se podría decir que Israel entendía a su Dios a través de la imagen del Dios Padre ‘El, padre de los dioses. Es comparable con la descripción que Moroni le da del Hijo, en la portada del Libro de Mormón: “Jesús es el Cristo, el Eterno Dios, que se manifiesta a sí mismo a todas las naciones” (o sea, que el Eterno Dios se manifiesta a través de Jesús), y también la manera en que Mateo interpreta y aplica las palabras de Isaías a Jesucristo: “He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarán su nombre Emanuel, que interpretado es: Dios con nosotros” (Mat 1:23). El nombre Emanuel contiene el nombre del Dios ‘El. En otras palabras el Hijo (Jehová/Jesús) manifiesta a Dios (‘El) a nosotros (Emanu-‘El [עִמָּנוּאֵל; Isa 7:14]).