• Génesis 40: Breve resumen y comentario

  • Lean primero Génesis 40

    Por haber delinquido en contra del Faraón, el jefe de los coperos y el jefe de los panaderos fueron encarcelados donde José se encontraba (vv 1-4). Jehová no hizo que pecaran pero usó su pecado y los puso en el lugar correcto. Jehová les dio sueños para que José les demostrara su don de interpretarlos (vv 5-19). No sabemos de qué manera hacía esto José; solo afirmó que “son de Dios las interpretaciones” (v 8). Después, José dice que tenía el don de adivinar o profetizar a través de una “copa de plata” (44:1-5). José Smith también tenía dones espirituales a través de objetos como la piedra vidente.

    Por habérsele entregado “en manos de José a todos los presos que había en aquella prisión” (39:22), lo tomó  muy a pecho. Cuando los nuevos presos estaban tristes, él lo notó: “¿Por qué hoy están decaídos vuestros semblantes?” (40:6-7). Una lección que esto nos da es que es importante conocer bien a las personas que nos rodean (familia, compañeros de trabajo, amigos, etc.) para poderlo notar cuando algo no está bien con ellos. Por haberlo notado, José pudo ayudarles a estos dos presos, lo cual le trajo más bendiciones (41:9-14).

    Tal como José había sido echado a la cárcel sin culpa alguna (40:15), también así le pasó a Jesús (Lucas 23:41).

    Por mencionar los cumpleaños del Faraón en el versículo 20, algunos teólogos han deducido que celebrar los años que uno cumple es pecado. A pesar de ello, la Biblia en ningún lugar condena el celebrar los cumpleaños.

    El jefe de los coperos no se acordó de José aunque le había ayudado (Génesis 40:23). Que nunca se nos olvide de agradecerles a las personas que nos ayudan.